“No firmo que me retiro en junio”

Revive los goles en la Intercontinental 2000 y le pone suspenso al final de su carrera. Claro: siempre sueña con más. Optimista. Insaciable. Titánico. Loco.

-¿Sabés dónde estabas hace diez años?

-Me lo hicieron recordar estos días los hinchas, mis amigos… Pasaron diez años de la Intercontinental, de mis dos goles al Real Madrid… Es algo que no voy a olvidar más y siempre va a ser recordado por todos.

-¿Te guardaste algo de esa final del mundo? -Tengo la camiseta de Morientes, que es algo muy valioso para mí. En su momento la perdí y luego la recuperé. También tengo la medalla, diarios de Japón.

-¿Cómo podés perder una camiseta? -En una mudanza, no sé si me la robaron o qué. Pero cayó en manos de un hincha de Boca, yo en una nota dije que la había perdido y se contactaron conmigo para decirme que la habían encontrado. Me pareció raro, no le pregunté cómo le había llegado a las manos, pero vino el pibe, me la dio y yo le regalé mi camiseta de Boca.

-Cuando jugabas en España, ¿te recordaban esos dos goles? -Mucha gente. La del Madrid me decía: “Vos nos hiciste dos goles”. Y la del Barcelona me felicitaba: “¡Qué bueno los goles que le hiciste al Madrid!”. Después, también jugué contra el Madrid con el Villarreal y siempre era el recuerdo de ese partido en Japón. Los medios se enfocaban en eso, en mis goles.

-¿Aquel Real Madrid es comparable con éste? -Sí, siempre tiene a las mejores figuras. Era el Dream Team del momento, con Roberto Carlos, Guti, Raúl, Figo, Makelele, todos muy reconocidos. Y nosotros, con el convencimiento que teníamos de conseguir lo que queríamos, le terminamos ganando.

-¿Con ese Boca te le animabas a cualquiera? -Sí, a cualquiera. Respetando a los rivales. Pero no teníamos miedo de enfrentar a nadie. Era un equipo con capacidad de enfrentar lo difícil y hacerlo fácil. Ante la adversidad, se superaba y revertía el resultado. Cualquier mal momento que el equipo pudiera sufrir, tenías la tranquilidad de que lo podía revertir.

-Si te comparás con ese jugador de hace diez años, ¿en qué ganaste y en qué perdiste? -Seguramente en lo físico vas perdiendo con los años. No digo que soy rápido ni nunca lo fui, pero hoy me cuesta más sacar ventaja. En aquel momento, recuerdo que en el segundo gol, hice un pique con Geremi y le gané por velocidad y potencia. Si hoy me tirás ese pase largo, no lo corro, o corro y no creo que le pueda ganar. Hoy son más las mañas, sacar ventaja con lo que aprendí con el tiempo. Voy sintiendo los cambios físicos en muchos aspectos. Pero utilizo la experiencia.

-Fallás menos goles…

-Trato de no hacer grandes desgastes como antes y sí estar preparado para la situación que me quede, estar con resto, aprovecharla, estar con fuerza para ir al choque con un defensor, ganarle de arriba. Trato de hacer eso, medir el esfuerzo para sacar ventaja en el momento justo.

-¿En qué más se sienten los 37 años? -En el día después de los partidos. Me cuesta más arrancar la semana, la exigencia de los entrenamientos. Las últimas pretemporadas ya las sufrí más en lo físico, en los dolores, cuando antes me recuperaba y al otro día podía hacer el trabajo sin molestias. También uno tiene que regular para no llegar a una lesión, porque cuesta más recuperarse y volver a estar como antes del problema.

-Después de los entrenamientos, te vas último del club. ¿Te cuidás más que el resto? -Sí, más en esta instancia. Tienen que estar todos esos cuidados de ir al gimnasio, fortalecerme, masajearme, tratarme con los kinesiólogos ante cualquier cosita para no sentir nada al otro día, para estar todos los domingos con la exigencia necesaria.

-¿Qué te falta conseguir en tu carrera? -No hay nada puntual. Conseguí todo. Campeonatos locales, internacionales. Pero quiero más. No me conformo con lo que logré. Cada vez que hay algo por jugar, el inicio de un campeonato, lo quiero jugar y ganar. Son desafíos que te ponés en lo individual y grupal. Ganar un campeonato, salir goleador, las mismas sensaciones que tengo desde que empecé. Sintiendo eso, me da como para seguir adelante.

-¿Qué desafío te propusiste de ahora en más? -En este año de contrato, además de cumplirlo, poder entrar a la Copa Libertadores del año que viene. Eso fue… No una frustración, pero ése era mi deseo. No se dio y ahora hay que apuntar al campeonato, ganarlo y retirarme con un título más. Ese sería un buen cierre. No se dio en junio pasado, porque si veníamos de Sudáfrica con la Copa me hubiera retirado.

-¿Dejabas si ganaban el Mundial? -Era una buena posibilidad. O haber jugado seis meses y retirarme en diciembre. Pero apunté a un año más y es lo que deseo.

-Sólo por el gol no te ibas a retirar…

-No, más allá de todo lo que significó, todo lo que me marcó ese gol y volver a estar con la camiseta de la Selección, siempre te queda un sabor amargo cuando no lográs el objetivo que te propusiste y entonces vas en busca de algo más. En este año de contrato, me propuse conseguir algo. Esa es la idea. Si no, igualmente, me voy a ir con la tranquilidad de que Boca me dio todo y yo traté de darle lo máximo.

-¿No hay ni una deuda o frustración? -Nada. Jugar un Mundial lo pude cumplir. No hay torneo que me haya quedado sin ganar y eso me da la posibilidad de decir que cumplí con todos los objetivos: salí goleador, hice goles importantes en finales de todo tipo… Me voy con la conciencia tranquila.

-¿Por qué pensás que te tocaron vivir tantas hazañas y tragedias? -Es parte de la condición de uno, de la vida. En todo lo que uno hace hay cosas buenas y malas. Pero eso te hace fortalecerte, superarte. En esos momentos duros, de adversidad, crecés. Cuando hay muchos que ante eso, quedan en el camino. La vida te pone a prueba. En la profesión, a cada momento hay pruebas, quieras o no, más o menos… Desde un abogado a un periodista, un maestro o un futbolista, todos tenemos pruebas que tenemos que pasar para superarnos y tratar de tomar el camino que queremos. Siempre hay que tratar de cumplir todo lo que deseás para no sentirte frustrado.

-¿Y cuál es tu mayor satisfacción, entre tantos títulos y goles? -Mi hijo. Verme reflejado en él. Ir a verlo jugar y verme yo en mis comienzos. Es una satisfacción, una emoción muy grande que haya elegido el mismo camino sin haberlo presionado.

-Entre tantos goles, ¿cuál elegís? -Los dos más importantes son los del Real Madrid. Y como lindos, el de Independiente de mitad de cancha, el de cabeza a Vélez, el de la vuelta después de la lesión con River… Otro lindo fue el tercero a Atlas por la Copa 08, en el que la piqué… Siempre hubo goles que en algún momento me marcaron por algo. Algunos se recuerdan más que otros, pero para mí haber hecho 229 goles con la camiseta de Boca es algo impensando. Era inimaginable que iba a quedar en la historia como el máximo goleador.

-¿Qué imaginabas cuando llegaste en 1997? -Mucho menos. Esto es una rueda, con muchas ideas y venidas. En 1999 sufrí la primera lesión, pero antes me podría haber ido a la Lazio y no se dio. Me quedé, me recuperé y viví todo lo que viví, gané una Libertadores y la final con el Real. Después me fui a Europa, allá me lesioné y me costó mucho superarlo, por estar afuera. El regreso a la Argentina y a Boca fue la mejor decisión que tomé. Del 2005 a hoy, son cinco años con muchas cosas. Entre la primera etapa y segunda etapa, no hago comparación, son completamente diferentes y con muchos logros.

-¿Con qué compañeros te quedás de todos los que tuviste en Boca? -Siempre remarco a Guille, por la enemistad que había desde mucho tiempo antes de venir a Boca y luego haber llegado a esta amistad impensada. Después, hice amistades con muchísimos más, como el Pato, Cagna, Schiavi, Migliore…

-¿Y los rivales?

-No hice amigos rivales, no tengo relaciones fluidas. Pero siempre que me crucé en algún lado hubo buena onda. Con los de River, de Gimnasia…

-¿Sentís que te admiran también los rivales?
-No sé si hay admiración, sí respeto, de los jugadores e hinchas rivales, de los árbitros. Yo valoro mucho, en el final de mi carrera, más allá de los títulos y los récords, haber logrado todo ese respeto.

-¿Te putean menos que hace diez años?
-Sí. Existe rivalidad de Boca con todos, es un club al que no quiere nadie y a cualquier cancha que vas, los hinchas te putean, pero se fue revirtiendo y en la calle siento que me respetan. Eso me moviliza.

-¿Qué es lo bueno y lo malo de ser Palermo?
-Yo convivo con lo bueno y lo malo, con ser quien soy. A favor, es lo lindo de tener ese reconocimiento, cariño, apoyo, respeto, que la gente venga y me diga: “Me hiciste llorar con ese gol en el Mundial” o “Más allá que seas de Boca, te admiramos”. Y lo malo, no siento que ser quien soy genere algo malo. No vivo rezongando por el reconocimiento del día a día.

-¿Hay lugares donde no te reconocieron? En algunas vacaciones…

-Siempre alguno me reconoce. Vas a un hotel afuera y hay uno que trabaja en el hotel, habla español, sabe de fútbol… Pero eso es también lo lindo que me dio el fútbol, ese reconocimiento en todas partes.

-Si fueras presidente por un día, ¿qué harías?
-La política no me gusta.

Pero lo principal es tratar de encaminar a los chicos, con la educación, con las necesidades básicas. Si uno proyecta a partir de los más chicos, el día de mañana las personas se encaminarán para lograr tener un país como uno quiere. Esos chicos van a ser grandes y todos vamos a estar mejor.

-Muchos chicos quieren ser como vos, ¿vos quién querías ser?
-Cuando iba a ver a Estudiantes, admiraba a Luis Islas. Yo era alcanzapelotas, me gustaba estar cerca de los jugadores, relacionarme, sacarme una foto.

Después, empecé a darme cuenta de lo que significaba Diego para el mundo, empecé a ver a jugadores en mi posición, como Batistuta, el Beto Acosta, Gareca… Y ya siendo profesional, a jugadores de Europa como Zamorano en el Real, Van Basten en el Milan, me veo reflejado en Raúl, Inzagui, Henry, Ronaldo, Romario. Jugadores que admiro por el mismo puesto, aunque no tenga las mismas características…

-¿Sos de engancharte a mirar un programa especial con tus goles?
-Sí.

-¿Y qué te sorprende?
-Nada me sorprende. A veces los veo, miro los que hice en Estudiantes y en Boca, y nada me sorprende. Vivo del gol, el gol es parte de mí. Sí me genera muchas sensaciones por dentro verme haciendo goles. Los veo y recuerdo todos, del primero al último.

No hay uno que diga: “Uh, de ése no me acordaba”.

-¿Es posible para Boca repetir lo de los últimos 10 ó 12 años?
-No lo sé, es empezar de nuevo un proyecto, es generar lo que se generó a partir de la llegada de Carlos (Bianchi), es la elección de jugadores, la formación de un grupo, que haya 11 titulares más un banco de selección. Vos formás un equipo de selección y te va a dar resultados. Seguro.

-¿Y hoy en qué lugar están de ese proyecto?
-No podemos pedir todo eso ya mismo. Pero, tranquilamente, un club como Boca lo puede llegar a lograr de nuevo.

-¿Te gustaría volver a vivir eso como técnico?
-Sí, pero no pienso en eso ahora, sino en empezar de abajo. Pedir eso de entrada sería mucho. Yo quiero ser técnico, pero decir que quiero dirigir una final como ésa, no. Primero tengo que hacer experiencia.

La conducción de un grupo no es fácil y llegar a instancias como ésas… Con el tiempo, mi ilusión sí es ser el técnico de Boca, pero no quiero apresurarme.

-¿No se mueve esa fecha de retiro?
-Tendría que pasar algo importante, algo que modifique mi forma de pensar sobre lo que ya tengo planificado.

-Hace algunas semanas se dijo que podías dejar en diciembre…

-No, no es la idea. Lo hubiera planteado antes de firmar el contrato. Ahora, pase lo que pase, voy a cumplir el año.

-¿Y Estudiantes?
-No, ya tomé la decisión de retirarme acá. Sí, algún día, me gustaría dirigirlo.

-¿Podés firmar que te retirás en junio?
-No, no puedo firmarlo.

Pero es más sí que no.

Cuando yo me decido por algo, tiene que ser así.

-¿Venís manejando bien el retiro?
-Hoy lo digo muy abiertamente. El tema es cuando se acerque más la fecha, falte un mes o una semana, llegue el último partido y vea lo que me genera.

Hoy digo todo así, con facilidad, pero cuando llegue el momento va a ser fuerte.

Tal vez no me afecte por el convencimiento que tengo hoy, tal vez sí.

-¿Te vas satisfecho del fútbol? ¿No falta nada?
-No tengo nada pendiente, algo que diga: “Quiero que pase esto”. El fútbol me dio todo, reprocharle algo al fútbol sería injusto. Lo que me dio, lo que pasé, viví, buenas y malas, no todos lo tienen. En el fútbol son muy pocos los elegidos, los que pueden hacer una carrera como la mía.

No me falta nada.

Feliz Cumple Titán!!!

Alto, rubio, dueño de una presencia intimidatoria, de una zurda potente, de una fuerza anímica que le permite salir siempre adelante, fresco, auténtico… Es un jugador tan diferente a los demás que no hay nadie que no hable de él, ya sea para bién o para mal. Siempre encuentran algo para criticarle y obviamente elogiarlo.
Martin, Titán, el optimista del gol y de la vida, un hombre que todavia lleva un niño dentro… Que sos capaz de hacerme gritar, reír, enloquecer y   emocionarme hasta las lágrimas.
Tu luz y tu ángel te hacen una personita muy especial, sos un grande en todo sentido y mereces que tus sueños se hagan realidad…
GRACIAS POR TODO LOQUITO!!!! TE AMO IDOLO!!!!!! =)=)

Palermo Sensible

Palermo es un sentimiento. Pero, ¿Cuál es el secreto de Martín? ¿Qué tiene de especial este hombre que con un gol es capaz de hacer llorar a todos los argentinos? ¿Dónde está esa sensibilidad especial que vincula a un grandote buenazo de casi 37 años con las multitudes que se emocionan como si Palermo fuera su hermano o su hijo? Se puede arriesgar que la explicación hay que buscarla más allá del fútbol. No alcanza con decir que lleva 292 alaridos de gol. Ni que es el debutante más veterano y goleador del mundial. Esas son estadísticas. Números fríos. Tablas de posiciones de la vida profesional. Hay algo mas humano que conmueve a la gente. Hay una mezcla extraña y maravillosa de sangre, piel, pasión e identificación que nos sacudió ayer a todos.

Es otra cosa que tiene que ver con los latidos del corazón, con la humedad que nace en el alma y se expresa en las miradas. ¿Cuáles son las cosas que vienen a nuestra mente cuando Palermo hace que la pelota sea un vínculo eterno entre su botín y la red del arco contrario? ¿Qué fotografías felices y terribles se proyectan en nuestra cabeza? Aquella lluvia bíblica que lo baño de épica con el gol a Perú que nos permitió estar en donde estamos y que lo hizo mas monumental en el Monumental? El zapatazo de mitad de cancha. El gol con los ligamentos rotos. El que le hizo a River con esa media vuelta eterna. El cabezazo de gol más lejano que se haya convertido jamás. Su nobleza de jugador torpe y de tipo querido por todos.

¿Usted vió el abrazo que le dio Diego? ¿Y la alegría que tenía Messi cuando se colgó de su humanidad? ¿Y el encuentro después de tantos desencuentros con la Bruja Verón? ¿Cuál es el misterio de ese Palermo que hizo llorar a todo un pueblo? Su vocación por el esfuerzo para superar todas las zancadillas que la vida le puso en el camino. Esa cultura del sacrificio y de no darse por vencido ni aún vencido. Ni siquiera cuando erró tres penales con esa camiseta abanderada. Esa actitud quijotesca de guerrero capaz de ir contra los molinos de viento. Esa capacidad para superar todas las adversidades. Aún la más desgarradora de todas, ese maldito destino que le arranco la vida a su hijito Stefano y que el recuerda besando su nombre tatuado en el brazo cada vez que se conecta con el delirio de los estadios. Ayer no pude aguantar mis lágrimas cuando dijo que ese angelito lo había ayudado desde arriba. Y en las tribunas estaban sus viejos que recién habían llegado. Justo para verlo treparse al olimpo con otros dioses no solamente griegos. Carlos y María Juana que lo aman hasta el infinito. Gringos laburantes que se ponen mas colorados que nunca cada vez que gritan “Pa-ler-mo” y la madre dice por lo bajo “Hi-ji-to”.

Era conmovedor ver a su hermano Gabriel, tan parecido y tan diferente y a su hijito Ryduan tan Martín y tan Palermo. Lloraba la familia en esa platea, lloraba Martín en la cancha. Lloraba el país en todas las tribunas de la tele y de la vida. Otra vez Martín se trepaba a la leyenda. Luchando sin perder la ternura jamás. Capaz de levantar milagros con la punta de su botín y agitando los colores nacionales. “Fue como si todos los argentinos hubieran hecho el gol conmigo”, dijo mas tarde.”Todos mis compañeros me abrazaban como si el gol hubiera sido de ellos”, fue su conclusión. Y fue rigurosamente cierto. Todos fuimos Palermo. Palermo mas diez. Palermo mas 35 millones. Todos metimos ese derechazo certero. Todos gritamos con él. Con ese San Martín de la Tenacidad. Con ese Palermo sensible. Martín Fierro. Martín Palermo.

Felices 14 Añitos Ry!!!

El 24 de Julio cumpliò 14 años Ryduan Palermo, hijo obviamente del Idolo Martin…

Muchas felicidades para él y los mejores deseos!! Espero que lo haya pasado muuuyyy bien!!!!

Tenemos Locura por 1 año mas en Boca!!!!

Besos….

Martin Extraña A Rodrigo

El capitán de Boca Juniors, Martín Palermo, confesó que extraña la época en la que Rodrigo Palacio era su socio en ataque y reconoció sentirse “aislado” como punta.

“Este campeonato sufrimos la ausencia de Rodrigo, porque se lesionaron Pablo (Mouche) y Tito (Noir). Nico (Gaitán) es un jugador fundamental, pero tiene otras características”, consideró Palermo a radio La Red. “‘Nico se mueve bien cuando le dan libertad -continuó- y puede traer soluciones con la facilidad que tiene para manejar la pelota. Por momentos marca la diferencia, pero mayormente necesita asociarse con Pocho (Insúa), Gary (Medel) y Pochi (Chávez). Lo que nos está costando es aceitar ese circuito y por eso muchas veces terminamos abusando del juego aéreo”. Aún así el goleador boquense descreyó de que en Boca no haya delanteros para acompañarlo. “Si estamos todos, Boca tiene un plantel muy competitivo, pero hubo muchas cosas que nos afectaron. Principalmente, diversas lesiones y la ida de varios de nosotros a nuestras respectivas selecciones nacionales”, destacó. En declaraciones radiales Palermo dijo sentirse “muy aislado” y que no está “participando en la finalización de la jugada”. Prácticamente no estoy participando en la finalización de la jugada, más allá de aguantar, ser el descargue, si no tengo situaciones se me hace muy difícil”. En otro orden, admitió que está “dentro de las posibilidades” quedar afuera de Copa Libertadores 2010, como ya le ocurrió en 2006: “Después de todo, el Real Madrid fue eliminado de la Copa del Rey por un equipo de tercera división. Pero Boca es el cuadro más grande de la Argentina, y si no se logra ese objetivo, habrá que replantear varias cosas para la próxima temporada”. Analizando el empate 1-1 frente a Arsenal en la 14ª fecha del Torneo Apertura, afirmó que el Xeneize no pudo sostener en el segundo tiempo lo hecho en la primera parte, “perdió conexión, luego la pelota, y terminó metiéndose atrás, un error que se pagó caro”. “No creo que pase por desconfianza. En el fútbol actual, hay que correr mucho para adueñarse de la pelota y un equipo compacto a veces puede más que las mejores individualidades. Con garra y un poquito de juego, cualquier rival te equipara”, concluyó.

Felices 36 Años Loquito!!

cumpleloco2

Muchisimas Gracias por tantas alegrias!! Te deseo todo lo mejor del mundo y que se te cumplan los deseos tanto en lo laboral como en lo personal. Lamentablemente este sea el ultimo cumple con la Azul y Oro pero todos los Bosteros estamos eternamente agradecidos por tu entrega, por la garra, por tus goles y por jugar con el corazon en cada partido. Dios te puso muchas piedras en tu camino y sin embargo siempre te levantaste y afrontaste todo con la misma fuerza y por eso sos esa persona tan especial que te convertiste en Idolo.

Ojala pases un estupendo cumple, muchos a la distancia festejaremos y brindaremos por vos ;)

Te Amo Loquito y FELIZ CUMPLEE!!!!!!

“Se Merece El Apoyo De Todos”

1945736-1

El Pato es un arquero de muchísima experiencia y no tengo dudas de que eso lo ayudará a mantener la tranquilidad en estos días. Se merece el apoyo de nosotros y también de los hinchas, porque es de los más ganadores de la historia del club y porque la responsabilidad ante una derrota no es sólo suya, sino también de todo el equipo.

El es grande y, seguramente, sabrá cómo superar los errores. Acá, fallas tenemos todos. Tanto los defensores, los volantes y los delanteros. Lo que pasa es que en en un arquero siempre son más notorias, porque si la pelota pasa su resistencia es gol. Como él dice, el del arquero es un puesto muy ingrato en ese sentido. En mi caso, también los errores a la hora de definir una jugada se ven, pero podría decirse que no tienen el mismo costo en el resultado.

El es un arquero de Selección y estoy convencido de que va a ser muy importante para nosotros en los próximos partidos. Además, es una persona fundamental para el grupo, es ganador y conoce el arco de Boca como nadie. Por eso, lo principal es darle confianza porque va a volver a su nivel.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.