Compartiendo La Punta

234792-_d100-na.jpg

Colón, a través del manejo de Grisales y trepando por lo general por el flanco izquierdo, intentó tomar la iniciativa. Pero fue Boca el que generó las primeras jugadas de peligro, aprovechando la velocidad de Rodrigo Palacio. El bahiense desniveló con su velocidad pero volvió a estar impreciso en los últimos metros.

Primero, sobre los 22, ganó por derecha, pero se demoró ante el achique de Laureano Tombolini y debió lanzar un centro que Jesús Dátolo cabeceó apenas desviado. Y luego, sobre los 30, desbordó por izquierda, pero, ante la salida del arquero sabalero, definió con un tiro de zurda a media altura que cruzó todo el arco y se fue apenas desviado.

Colón respondió enseguida y en una contra estuvo cerca de la apertura cuando Luis Quinteros recibió de Darío Gandín, enganchó hacia adentro y sacó un disparo que se fue cerca del ángulo izquierdo del arco de Caranta.

Y más cerca estuvo sobre los 37, cuando Germán Rivarola habilitó a Gandín, quien sacó un disparo de puntín que Caranta desvió con lo justo al córner.

Sobre el final Boca pudo desnivelar cuando un cabezazo de Martín Palermo, tras un centro de Ever Banega, se fue apenas desviado. Pero el empate parcial estuvo bien, ya que ninguno marcó gracias diferencias sobre el otro.

A partir de la temprana expulsión de Bruno Urribarri, Boca se replegó. Perdió el control de pelota con la salida de Dátolo y le regaló la iniciativa a Colón que llegó en varias ocasiones. Leonardo Astrada, en cambio, hizo ingresar a Emanuel Centurión para darle más profundidad a sus ataques. Y Colón fue a buscar el partido, mientras Boca, que se quedó sin fútbol, se limitó a “jugar a no perder”.

Colón, con sus limitaciones a cuestas, generó situaciones, como un centro de Grisales que cabeceó Quinteros y la pelota dio en el palo. Dos minutos más tarde, Grisales elevó su remate ante el achique de Caranta cuando estaba solo frente al arco. Seguía siendo más el local hasta que Ariel Garcé fue expulsado por reiteración de faltas. Y con su salida parecieron morir las chances rojinegras.

El empate estaba sellado, pero ya en tiempo de descuento el uruguayo Alvaro González, quien había ingresado sobre el final, sacó un remate bajo que se fue muy cerca del palo derecho de Tombolini, quien ya no tenía nada que hacer.

Nadie esperaba más, pero la defensa de Boca se durmió y Grisales entró muy libre por derecha para sacar un derechazo impresionante que hizo estallar el Brigadier Estanislao López y dejó a la visita con la boca abierta.

Besos

Anuncios

1 comentario

  1. La verdad es que martin deberia retirarse, como hincha de boca siento lastima por el idolo, por el gol lesionado, por los goles al madrid, por el gol a las gallinas volviendo de la lesion, siento lastima por el pero quiero recordarlo como el grande y no como el tipo que se arrastra en una cancha. Un saludo de un hincha dolido que no puede seguir viendo a boca.


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s