Palermo Quiere Ganar Todo Con Boca

242191-d-50-cortada-dyn.jpg

Martín Palermo ratificó que la meta de Boca es ganar el torneo Apertura y el Mundial de Clubes. “En un club como Boca, protagonista y ganador de todo lo que juega, no se puede aspirar a menos. Para eso trabajamos todos los días”, argumentó el capitán de los “xeneizes”.
“En lo individual quiero llegar a ser el goleador histórico de Boca. Pero pensando en lo colectivo, dejo de lado mis deseos personales por un campeonato, o mejor dicho, por los dos. Esto sería para la alegría de toda la gente boquense”, enfatizó el atacante, que gritó 171 veces en 270 encuentros con la camiseta auriazul.
Además, el “Titán” negó que haya malestar entre los miembros del plantel. “Hay conversaciones como en todo equipo cuando te agarra un bajón, pero todos tiramos para el mismo lado. Con el apoyo que tenemos de la gente de Boca, debemos salir a la cancha y ganar, es lo único que sirve”, añadió.
El atacante destacó el rendimiento de Lanús y de Tigre. “Son instituciones que se pueden considerar chicas, pero que hacen las cosas bien. Me alegro por Diego Cagna (DT de Tigre) en su primera experiencia como técnico, pero yo aspiro a ser campeón con Boca”, enfatizó.
Palermo figura entre los 55 nominados a conseguir el premio al jugador más famoso del Mundo de 2007, en una iniciativa de la Federación Internacional de Fútbol, Historia y Estadística. Además del goleador, los otros argentinos que aparecen en la lista son Juan Román Riquelme, Carlos Tevez y Lionel Messi.

La “academia”

El “Loco” reveló que ahora sólo piensan en Racing, al que enfrentarán en la próxima fecha. “Tenemos la mente puesta en Racing, porque debemos ganar para que no se nos alejen los equipos que están arriba. No debemos perder más puntos para seguir con chances”, enfatizó.Estudiantes

Palermo no oculta su amor por el “pincha”, club en el que se inició y con el que debutó en Primera división. “Me gustaría terminar mi carrera en Estudiantes. Lo he dicho muchas veces, pero mi presente es Boca y me parece que tengo todavía bastante para dar en este club”, señaló.

Yo solo espero que Martín se retire en Boca, el club que lo tiene como idolo.

Besos

1 Punto Más Para La Tabla Y 1 Menos Para Martín

foto9.jpg

En La Bombonera, Boca y Estudiantes empataron 1 a 1 en un partido correspondiente a la 14ª fecha del torneo Apertura.

Al minuto de juego, cuando ambos equipos estaban acomodándose en la cancha, un centro desde la derecha cayó en el área de Boca y Pablo Piatti, en soledad, remata de primera para vencer a Caranta.

El equipo dirigido por Miguel Russo busco la igualdad como pudo. Primero Pablo Ledesma entró por la derecha remató y la pelota se va cerca del arco de Andújar. Luego, a los 33 minutos, un tremedo zurdazo de Ibarra reventó el travesaño.

En la segunda parte nuestro equipo salió a buscar la igualdad, con la proyección de Ibarra. A los 21 Neri Cardozo, recientemente ingresado al campo de juego, remató apenas afuera luego de una buena jugada individual. El empate se acercaba.

Hasta que a los 27 Morel Rodríguez metió la pelota en el área, Rodrigo Palacio la peinó para que Palermo la empujara a la red y así lograr la igualdad.

Minutos después Pablo Alvarez vio la roja en Estudiantes por una falta sobre Carlos Bueno. Enseguida Pablo Ledesma cortó con falta un contragolpe del Pincha y tambien se va a las duchas antes del final del partido.

Sobre el final Boca buscó como pudo el triunfo, pero no pudo vulnerar a la defensa de Estudiantes y de esta manera se tuvo que conformar con la igualdad.

Ahora a Martín le falta solo 9 goles para pasar la marca de Varallo.

Besos

“No Soy Menos Que Los Delanteros Del Milan”

1192594528_f.jpg

Para muchos, la carrera futbolística de Martín Palermo debería ser llevada al cine. Y quizás tengan razón. Porque para que el Loco llegara a ser el referente que es hoy del popular Boca Juniors, debió pasar mucha agua debajo del puente…

Palermo nació en La Plata el 7 de noviembre de 1993 y se inició en las categorías menores de Estudiantes. En 1992 hizo su debut en Primera, pero recién un año después marcaría su primer gol, entablando un romance con la red que todavía perdura. Sin embargo, fue en el segundo semestre de 1995 que su carrera daría vuelco de 180º.

Luego de aportar poco para que Estudiantes regresara a la máxima categoría, Palermo apenas si era tenido en cuenta por la dupla que entrenaba al Pincha aquel momento. De hecho, una diferencia económica evitó que el centrodelantero de 1,87 metros pasara a préstamo a un club del ascenso. Vale aclarar, a esta altura, que uno de aquellos entrenadores era el mismo Miguel Ángel Russo que hoy le da la capitanía de Boca.

Palermo se quedó, llegó un nuevo director técnico y con él, la titularidad a fuerza de festejos: fueron 32 en dos temporadas, que le valieron su pase a Boca en 1997. Con Carlos Bianchi en la banca, el Loco se cansó de hacer goles, ya sea de cabeza, su fuerte; con zurda, su pierna hábil; o de derecha, con más fortuna que precisión. “Martín es un optimista del gol”, lo definió el mismo Bianchi.

En 1998 convirtió 20 en 19 fechas, récord vigente en torneos cortos. En 1999 sufrió una seria lesión, pero volvió a jugar contra River por los cuartos de final de la Libertadores: anotó un gol en el 3-0 con se saldó aquel clásico. Ese mismo año, con la selección nacional, falló tres penales en un partido ante Colombia por la Copa América. Uno más tarde, sin embargo, llegó su consagración, al anotar los dos tantos con los cuales Boca derrotó al Real Madrid en la final de la Copa Intercontinental 2000.

A su paso sin éxito por España le siguió un regreso triunfal a Boca: desde 2004, dio seis vueltas olímpicas -entre ellas, la Libertadores de este año-, se transformó en el máximo goleador en actividad del fútbol argentino y va por el título de máximo artillero en la historia de Boca. La máxima figura que llevará el xeneize al Lejano Oriente habló en exclusiva con FIFA.com: Luz, cámara… ¡Acción!

Señor Palermo, ¿qué significa para usted volver a Japón a disputar el Mundial de Clubes?
Un torneo y un objetivo muy importantes, tanto para mí como para todos nosotros. Será una nueva experiencia ya que nunca la jugamos con este formato, pero trae buenos recuerdos para los que ya vivimos una Intercontinental. Para aquellos que tendrán su primera vez, será importante que lo valoren por la importancia que tiene para el club y para ellos.

¿Cuántas veces ha visto sus goles al Real Madrid en la final de 2000?
¡Muchas! Me los han hecho ver en infinidad de oportunidades, pero uno no se cansa nunca, ya que es un recuerdo muy lindo, algo único, que no pasa todos los días. ¡Por suerte, cada vez que los miro la pelota sigue entrando!

¿Qué cualidad de aquel equipo será indispensable este año si Boca quiere coronarse otra vez en Japón?
Sin dudas, el convencimiento que teníamos de que podíamos ganar la final ante el Real o ante el equipo que se nos plantara adelante. Si repetimos esa actitud, tendremos más posibilidades de salir campeones.

¿Será ese el motivo por el cual hasta ahora, los Mundiales de Clubes anteriores quedaron en manos sudamericanas?
Es difícil saberlo, son varios factores que influyen en torneos así. De lo que estoy seguro, después de haber estado en Japón y de haber jugado en Europa, es que ellos le dan la importancia que se merece. A nadie le gusta perder, y menos a este tipo de equipos.

¿Le preguntan algo sus compañeros más jóvenes sobre su experiencia previa?
Por ahora no mucho, porque estamos pensando en el campeonato local, donde debemos recuperarnos lo antes posible de la derrota ante River, que dolió y mucho. Ya habrá tiempo para pensar en Japón. Sin embargo, imagino que interiormente los más chicos saben de la trascendencia que adquiere: va más allá del país de uno, es mundial. Los jóvenes deben imaginarse la importancia que este torneo puede tener para su futuro.

Puede que le toque enfrentar a delanteros como Kaká, Ronaldo, Filippo Inzaghi, Alberto Gilardino… ¿Qué tiene usted para compararse con ellos?
Todos los que nombró son jugadores de selección, pero no me siento inferior a ninguno. Ellos tuvieron la suerte de llegar a un equipo grande como el Milan, y yo en uno grande como Boca. Sí creo que en mi capacidad y lo que he hecho en mis años en el fútbol. Con eso me basta.

¿A qué edad un futbolista empieza a jugar por la gloria?
Creo que desde las inferiores. Cuando sos pibe y jugás tus primeros partidos, empezás a soñar con cosas que podés llegar a vivir en un equipo de primera división. Si en ese momento no sentís que tenés la posibilidad de hacer algo que quede en la historia de un club, es como te falta algo. Luego la vida misma te va poniendo metas y los sueños cambian. Pero siempre buscás la gloria.

¿Le quedan sueños por cumplir con la camiseta xeneize?
Siempre quedan objetivos por alcanzar si uno se los propone, como lo es ganar el torneo local y luego el Mundial de Clubes en Japón. Es difícil no tener un sueño por cumplir cuando por delante hay competencias tan importantes. ¿A quién no le gustaría jugar la final con el Milan? Esto es Boca y acá siempre hay que querés ganar más y más. En lo individual, me encantaría transformarme en el goleador histórico del club, ya que justamente el gol fue lo que siempre me identificó con Boca.

¿Qué se siente ser ídolo en un club tan popular como Boca?
Mientras está actividad, uno nunca termina de tomar real dimensión. El hincha de Boca es muy agradecido conmigo, pero creo que lo será más cuando ya no esté.

El título mundial en Japón, ¿podría ser el broche de oro para su carrera?
Y… Sin dudas, sería importantísimo revivir, siete años después de lo del Real Madrid, todo lo que eso significa a esta altura de mi carrera… Voy a llegar con 34 años, pero no creo que un resultado le vaya a poner fecha a mi retiro.

La última: ¿la selección es un capítulo cerrado para usted?
¡Para nada! Alfio Basile me conoce de su paso por Boca, por lo que mantendré mis esperanzas como cualquier otro jugador. Pero soy realista, y ahora lo primero es concentrarme en Boca, seguir haciendo bien las cosas y aspirar a ganar otro título mundial.

FIFA. com

Besos

Feliz Día De La Madre

img071.jpg

Hola!

Hoy quiero saludar a todas las mamis en su día

en especial a la mia que la amo un monton

y a la de nuestro Goleador Martín Palermo.

Gracias por haber tenido a esta personita tan especial, dulce y hermosa.

Besitos para todas las madres de los chicos de Boca Juniors y las de todos que firman el blog.

¡¡¡FELIZ DÍA MAMIS!!!

Agenda Y Entradas

f022ch02.jpg

Agenda Del Plantel 

El plantel profesional entrenará este viernes, desde las 10 hs, en Casa Amarilla. A partir de las 23 hs. se concentrará en el Hotel Intercontinental.

El sábado, en tanto, la práctica comenzará a las 10.30 hs, también en Casa Amarilla (A puertas cerradas).

El domingo, desde las 16.10 hs, Boca recibirá a Estudiantes, de La Plata (a las 13.45 hs. jugará la Reserva).-

Venta De Entradas

Este domingo, a partir de las 10 hs. se pondrán a la venta plateas y generales en las boleterías de Casa Amarilla para los socios y simpatizantes de Boca Juniors, para el partido ante Estudiantes, de La Plata.

Besos

Otra Vez Será

f026gh01.jpg

No ataca Boca. Ataca su instinto. Porque pierde. Porque es un clásico. Porque no le queda otra. Y aun así, ataca poco. Demasiado poco, si por ataque se entiende generar una situación de gol. Palermo lucha en el aire con los centrales de River. Lucha, claro, porque juego y centros no le llegan. Otra vez Martín sufre la falta de asistencia. Palacio quiere, pero no puede. Pierde con Ponzio, una, dos, tres veces. Y se enoja. Con él. Con Baldassi. Con el ocasional lateral izquierdo de River. No es normal verlo a Rodrigo así, con tanta bronca. Pero tampoco es casual. Es todo un síntoma.Así se fue la tarde de Boca en el Monumental: a contramano. Así se fueron sus chances de lastimar, de preocupar, de descontar, porque jamás pudo pensar en el empate (en realidad, siempre estuvo lejos de todo). Además de impotencia, hubo muy pocas ideas. Y llegadas. Apenas dos con cierto riesgo para Carrizo. Las dos en los pies de Morel, otro resumen del escaso peso ofensivo del equipo: un tiro libre que encontró al arquero de River bien parado y un zurdazo en el final del partido (tras una pelota que le bajó Palermo), que también terminó en los guantes del 29.

Antes del partido de ayer, sólo en tres encuentros Boca no había convertido goles en lo que va del torneo (Central, Colón y Newell”s), pero en ninguno tuvo tan pocas chances como ayer. Influyó que tuvo un jugador menos y las características de ese jugador. Pero en ningún momento mostró decisión, ni profundidad, ni desborde. ¿De todo eso tuvieron la culpa Palacio y Palermo? Claro que no. Ninguno funcionó en lo suyo, pero tanto como ellos, lo que falló fue, claramente, el circuito ofensivo. Porque Gracián no fue ni conductor ni generador de fútbol, porque Neri no pesó ni pasó y porque Ledesma tampoco rompió ni provocó.

Todo eso llevó a que Palermo tuviera que retrasarse para intentar pivotear y, de todos modos, lo hizo poco y sin resultado. En el área, casi no tuvo acción: apenas un centro de Morel que Martín buscó cabecear y terminó desestabilizado. Es decir, ni siquiera contó con una chance clara de arriba (a diferencia de lo que había pasado ante Newell’s, cuando a pesar de que el equipo jugó mal, igual tuvo dos). En el aire, entonces, perdió casi siempre con Sánchez y Tuzzio. Y en ese contexto, Palacio no sólo no pudo asistirlo sino que también le faltó la explosión de otros partidos. A su favor: jugó demasiado solo, con muy poco margen de descarga por la buena marca y presión rival. Poco pudo hacer, en definitiva, para quebrarla. Y Boca, así, se quedó sin armas ofensivas. Justo en el partido que más las necesitaba.

Olé

Besos

Faltan Menos

1191454709_f.jpg

El partido empezó cerrado y muy parejo. Boca mostró más actitud, y aunque le costó generar fútbol siempre tuvo la iniciativa y fue al ataque.

A los 36 minutos de la primera mitad, Neri Cardozo escapó por izquierda y tiró de zurda un centro perfecto para la entrada de Martín Palermo, que saltó más alto y batió a Orión con un cabezazo al piso.

El Titán puso el 1 a 0 y era justo.

En la segunda etapa Boca mantuvo su agresividad y sacó máximo aprovecho de la vuelta de Rodrigo Palacio.

La Joya desbordó por la derecha, llegó hasta el fondo y sacó el centro para Palermo. El goleador puso la cabeza, la pelota reventó el travesaño, se la llevó por delante Méndez y terminó en el fondo de la red. Era el 2 a 0.

Una victoria muy importante que no sólo pone al equipo a tiro de la punta, sino que refuerza el ánimo para visitar a River, el próximo domingo.

“Te faltan solo 10 Martín

Besos