El Gol Más Esperado

1203904229_f.jpg

Hagan sus apuestas. A solo un gol de alcanzar el récord de Varallo, el plantel se imagina cómo será el 180 de Martín. Y lo quieren como el goleador del Clausura…

Y… los he hecho de diferentes maneras…”. Es cierto. De zurda, de diestra. De volea y de sobrepique. De cabeza, con un parietal, el otro, casi con la nuca. De lejos (¡mitad de cancha!) y de muy cerquita. De chilena, de media vuelta, lesionado, recién recuperado, colgado del travesaño y hasta con las dos piernas juntas. Dice que no se quiere obsesionar con el 180, que no se lo imagina y trata de no pensarlo. Entonces, los que prenden la lamparita son sus compañeros. Ellos sí se tomaron el tiempo de imaginar cómo debería empujar a la red la pelota que iguale el récord de Francisco Varallo, porque todos están al tanto de lo que puede significar que meta un gol este domingo. Ayer Riquelme dijo que Palermo no meterá uno, sino muchos más. Y a la hora de sincerarse, todos coinciden: “Que el 180 lo haga como sea, pero que lo haga. Y que sirva para ganar en La Plata”. Y a seguir sumando para ser el goleador del Clausura…

“Debería hacerlo de cabeza, es su marca registrada”, se anima Cristian Chávez, uno de los juveniles mimados de Palermo. El Pochi avisa que está al tanto de que en la página oficial de la FIFA los internautas lo eligieron como el mejor cabeceador del mundo, por encima del alemán Miroslav Klose (“Ahora, voy a tener que seguir cabeceando y cabeceando, jeje”, comentó el Loco sobre la votación), y por eso quiere que le ponga la firma a los 180. Jesús Dátolo, en cambio, no tiene preferencias. “Que lo haga con la cola, je”, dice entre risas. “Si es lindo o es feo no importa, sólo le importa al que lo ve. Para nosotros lo será por el récord, algo que lo va a hacer feliz, pero también porque queremos ganar para seguir prendidos arriba”, agrega un poco más serio.

Sus compañeros no son los únicos que están pendientes de su próximo festejo. En la página de bwin ya se aceptan apuestas a quienes se animen a arriesgar ante qué equipo convertirá el gol 180. ¿Gimnasia, al que ya le hizo 12, y cuatro en un mismo partido? ¿O será Independiente, Atlas de Guadalajara, Colo Colo? Cuánto más tarde en hacerlo, más dinero se puede ganar, claro. Además, su marca de botines también sigue la cuenta regresiva y espera que convierta para lanzar una edición limitada. Después de los dos goles ante San Martín, en San Juan, el partido del domingo sumó más votos que nunca: el 43%. “Seguro que es importante saber que puedo hacerlo justo enfrentando a Gimnasia y en mi ciudad. Pero lo más importante es que el equipo gane. Y si no se da el domingo, podría ser el miércoles en la Bombonera, con toda la gente y por la Copa”, le puso misterio el mismo Martín

En el club también están pendientes del récord. Por eso, más allá de la bandera del Countdown que Orlando Salvestrini se encargó de colgar en los palcos desde el 2007, cuando se empezó a palpitar la llegada de los 180, en Boca también están preparando algunas sorpresas para el domingo. Aunque aún no quisieron contar de qué se trataría el festejo…

“Todos me ayudan y eso me pone contento. Porque ellos me ven contento cuando hago goles y yo los veo contentos a ellos cuando los hago”, dice Martín sobre sus compañeros, los que ante cada grito se suman en la montonera y se acercan a felicitarlo (y si no, él los va llamando uno por uno). Ellos, aseguran, lo van a seguir ayudando a convertirse en el máximo anotador de Boca en el profesionalismo. “Para él seguro que será especial. Y también para nosotros, porque lo queremos como el goleador de este torneo”, lo apura Julio César Cáceres.

Ya es el máximo anotador de Boca en torneos internacionales, está dentro de los 15 goleadores históricos del fútbol argentino. “Nunca pensé que iba a llegar a 179”, dice Palermo, aún sin creerlo. Pero enseguida estira la apuesta: “Y si hay que hacer 194 o 195… Si me dejan seguir jugando, estoy convencido de que lo voy a lograr”. A esta altura, ya nadie lo duda…

Olé

Besos

Un Loco Insaciable

recordrtrtewt.jpg

Martín Palermo está a un gol del récord de Pancho Varallo. Sí, quedó a un paso de los 180 conquistas, marca que intentará alcanzar el próximo domingo cuando Boca visite a Gimnasia en La Plata. Un dato: el delantero es el rival al que más tantos le hizo en su carrera: 12.

Es especial la espera por romper el récord, pero esto continúa, estoy disfrutando este momento. Sigo sintiendo las mismas sensaciones, las mismas ganas, la misma mentalidad. Nunca cambié mi pensamiento a pesar de los logros. No me conformo con lo que coseché. Hacer goles todos los domingos es mi función y no me doy cuenta de la cantidad que metí en Boca”, dijo el delantero en declaraciones al programa Hay equipo, que se emite por radio Mitre. Y sobre Varallo, quien actualmente ostenta el récord, agregó: “Ojalá él lo pueda ver de alguna manera, no pienso en si el domingo está o no en la cancha”.

Luego, el Loco se mostró tranquilo por el nivel de Boca en este inicio de temporada. Todavía falta, hay que mejorar algunas cosas, ser más sólidos, manejar algunas cosas. Estamos muy tranquilos, con las ideas que nos está trasladando Carlos. No es fácil encontrar el ideal de entrada”, explicó.

Palermo, además, se hizo tiempo para defender a su compañero de ataque. “A Palacio le reclaman goles por las situaciones que se le presentan y quizás no tiene la chance de convertir. Pero no es el goleador, no está identificado con eso como yo. Con Guillermo pasaba lo mismo: era desequilibrante, hacía la diferencia, era un asistidor, tenía participación en los goles y a veces la metía”.

De cara al futuro, Palermo cuenta que tiene dos objetivos. Uno de mis deseos es volver a la Selección y jugar otra vez en Japón. Lástima que los años no me dan para estar en un Mundial. La esperanza está y existe porque está el Coco, que me conoce. Pero para estar ahí depende de cómo estás físicamente, si te bancás las obligaciones. Si Basile lo ve necesario, me convocará”.

Olé

Besos

Por Los Siglos De Los Siglos

1203898525_f.jpg

Un dirigente propone el regalo para Martín por los 180 goles: contrato para siempre, como hizo el Real con Raúl y Casillas. “Ojalá, sería una tranquilidad”, sueña él. Falta un grito.

No es sólo el récord, aunque por estas horas a Palermo todos le pregunten por ese gol 180 que, casi que se descuenta, llegará en La Plata. En realidad, es esa marca y todo lo que lo rodea. La expectativa que esta situación ha generado, dándole al partido del domingo una trascendencia que jamás imaginó tener. La circunstancia en la que puede llegar a producirse el día esperado, en su ciudad, justo contra Gimnasia, con el rival suplicando no tener que sufrir a un ex Estudiantes. La campaña de los botines de Puma, cuya página de Internet ya superó todos los cálculos previstos con 30.000 anotados en busca de alguno de esos pares que a su vez representa a cada uno de sus goles. Lo que puede venir después de ese bendito grito que lo convierta en el goleador histórico de Boca, ya más a nivel personal, como reconocimiento. La repercusión que puede tener a nivel mundial, incluso luego de una semana en la que la página de la FIFA reveló una encuesta en la que el Loco fue elegido como el mejor cabeceador del planeta, por arriba del alemán Miroslav Klose…Todo eso y mucho más es capaz de generar Palermo y su récord. Hasta de despertar la idea de un dirigente de Boca, que una vez que Martín llegue a los 180 va a proponer que se le haga un contrato eterno. Sí, hasta ese punto parece llegar la onda expansiva del gran acontecimiento gran. “Ese es el regalo que le debería darle la Comisión Directiva: hacerle firmar un contrato indefinido. A nuestros próceres hay que venerarlos”, asegura Juan Carlos Crespi, uno de los hombres más fuertes del fútbol del club.

La idea del dirigente se basa en lo que hizo hace algunos días el Real Madrid, que les firmó un contrato de por vida al arquero Casillas y al delantero Raúl, ambos capitanes y emblemas de la Casa Blanca. ¿Y qué piensa Martín a esta propuesta que busca unirlo a Boca por los siglos de los siglos? Se lo preguntaron ayer en radio Mitre: “Crespi dice eso porque es mi amigo y porque además de dirigente, vive todo lo mío como hincha. Pero ojalá todos tengan ese mismo pensamiento. Que el día de mañana, y no sólo por los 180 goles, pueda lograr esa tranquilidad que genera saber que no voy a tener que sentarme en junio a renovar mi contrato o estar supeditado a tal cosa… Igual, uno sabe cómo son las cosas en Boca y sé que cuando tenga que charlar ese tema llegaremos a un acuerdo, pero que salga de la Comisión un ofrecimiento como el suyo…”.

Está claro que a Palermo le seduce la idea de firmar un vínculo vitalicio. Que a esta altura de su carrera en el club lo vive como un reconocimiento y como una tranquilidad extra, lejos de otros momentos en los que debía convertir goles que le aseguren una continuidad. Si bien eso nunca pareció en duda desde que volvió, en junio de este año se le vuelve a vencer su contrato y esa situación tal vez lo encuentre como el máximo goleador de la historia, acaso un título que lo haga merecedor de un premio semejante. Por eso, ya planteada, será una historia que también acompañará en estos días.

Por lo pronto, no parece Martín estar desesperado por un récord que, igual intuye, llegará de un momento a otro. “Que se dé cuando se tenga que dar. No me exijo en que tiene que ser el domingo sí o sí, porque es Gimnasia o por lo que significa. No lo vivo así, trato de no tomarlo fuera de lo normal”, aclaró ayer. Igual, ante la pregunta, deslizó que le gustaría que Varallo, en su condición de platense y de actual portador de la marca, estuviera presente en el estadio Ciudad de La Plata. “Puede ser algo lindo por lo que significaría pasar a un goleador como él. Entonces, que pueda estar ahí sería otra satisfacción”, contó Martín con buena onda. En principio Pancho no iría, pero…

Algo está claro. Sean 180 o más. Se cumplan el domingo o más adelante, Boca ya piensa en tener los goles del Loco por los siglos de los siglos. ¿Será posible será?

Olé

Besos

¡Gelp!

790534.jpg

Suplica Varallo. También Gimnasia. Palermo metió dos y va por el récord a La Plata, justo ante el Lobo…

Existe un copyright Palermo? ¿Está registrado? ¿Qué sería? ¿Un festejo? ¿Un zurdazo? ¿Un cabezazo? Ayer, después de dos gritos más, luego de ese partido que parece ser el preámbulo de otro histórico, el aviso más claro de que ahora sí el récord está al caer, a Ischia le pidieron una frase sobre el 9: Martín es eso, el gol”, respondió. ¿Es eso, entonces? Cuanto menos, lo que mostró el Loco en San Juan bien podría ser el resumen perfecto de su marca: cinco pelotas, dos goles, otros dos casi y una asistencia. Demoledor. Unico. Palermo.

Ayer lo sufrió San Martín. Pero en estas horas, más que nunca, lo sufre Varallo. Y parece que también lo sufrirá Gimnasia La Plata, justo el Lobo. Cómo será esta historia, su destino de película, que ahora se le presenta la oportunidad de ser el goleador histórico de Boca ante uno de sus rivales de toda la vida y en su propia ciudad, la que lo vio nacer y crecer como romperredes. Si le hubieran dado a elegir, quizá también River habría estado entre sus opciones, pero igual se trata de un escenario ideal. ¿Habrá sido por eso el cambio a seis del final? ¿Lo habrá pensado el Loco? ¿Habrá tenido en cuenta que Gimnasia es el rival al que más goles le hizo en su carrera (12) y que, así, los 180 son aun más factibles?

“No salí pensando en el récord, no lo pedí yo. Fue una decisión de Carlos (Ischia). Faltaban algunos minutos, ya había hecho dos goles y a veces descansar, por más poco tiempo que sea, es importante para evitar riesgos o lesiones”, contó el Loco por La Red. La explicación, claro, tiene lógica, aunque el cambio haya sido cuanto menos curioso, teniendo en cuenta que Martín muy pocas veces sale de la cancha.

Es cierto que, a esa altura del partido, ya lo había hecho todo. Un primer gol de ésos que demuelen, que cambian el mapa del juego, que lo enaltecen por su efectividad: Palacio lo asistió de cabeza y, apenas pico, sacó un derechazo directo, sin resistencia, al lado del palo. Tuvo, después, una segunda chance clara, esos mano a mano que a primera vista son gol, pero que Medrán le sacó sin querer (queriendo) con el hombro derecho. La siguió con una asistencia sutil, casi fuera de su registro, para un Palacio que falló su posibilidad más concreta. Continuó con un zurdazo mordido y desviado, con el arco de frente a su pierna hábil, tras un centro de Rodrigo. Y la terminó en el área, su casa, su lugar en el mundo, para definir ahora sí, y de zurda, tras un pase de Vargas.

“Es cierto que antes había tenido otras dos posibilidades. Pero lo bueno es saber que están y que en algún momento la vas a meter. Por suerte, pude convertir dos”, tiró un Palermo contento y a la vez contenido por lo que se viene, que es imposible de soslayar. “¿Que estoy a uno de los 180? ¿Que puede ser justo con Gimnasia? Seguramente que si se da, será lindo. Si llego al récord en ese partido, mejor, pero lo importante es ganar”, dijo.

Como si abrir y cerrar el partido no fuera suficiente para su goleador, hubo otra buena noticia para el Boca equipo: la sintonía entre el 9 y Palacio fue ideal. Con un Riquelme descolorido, Rodrigo asistió tres veces a Martín y él una al 14.

En fin, ahí va Palermo. Por su récord. Por Varallo. Por Gimnasia. ¡Gelp! ¿Alguien podrá evitarlo?

Olé

Besos

Un Empate Que Vale

maracaibo.jpg

Boca Juniors, actual campeón de la Copa Libertadores de América, debutó con un empate 1 a 1 ante Unión Atlético Maracaibo, en Venezuela, por el Grupo 3.

El próximo partido será el miércoles 6 de marzo, ante Atlas (dirige Miguel Brindisi), de México, en la Bombonera. Comenzará a las 21.20.

El gol xeneize llegó a los 39 minutos del segundo tiempo por intermedio del mediocampista Sebastián Battaglia. Riquelme envió un centro desde la derecha, falló la defensa local y el santafesino puso justo el pie derecho para anticiparse a todos.

En el primer tiempo el equipo dirigido por Carlos Ischia generó dos situaciones claras para abrir el marcador. Una a través de Palermo y otra por Alvaro González.

La primera transcurrió a los 10 minutos, cuando el arquero Henao (campeón de la Copa Libertadores en 2004 con Once Caldas, de Manizales, Colombia, al ganarle a Boca en la definición por penales) salió a cortar un centro en falso. Ahí apareció la cabeza de Palermo para ganar arriba, pero el golpe careció de la precisión necesaria. La otra acción sucedió a los 38min. Morel recibió solo por su lateral izquierdo, levantó la cabeza y asistió con un pase teledirigido que cruzó toda la cancha al uruguayo Alvaro González, quien ingresó a toda velocidad por la derecha y ensayó una volea que pasó muy cerca del palo derecho.

Así se esfumaba la etapa inicial. Unión Atlético Maracaibo también contó con algunas situaciones, pero al igual que nuestro equipo careció de eficacia en el último toque.

En el segundo tiempo Boca salió más decidido a romper el cero. Presionó en la salida del rival y no le dejó tomar la iniciativa. Battaglia y González, en la mitad de la cancha, y Palacio en ofensiva, se convirtieron en ejes de los ataques cumpliendo distinas funciones: recuperación y explosión.

Pero el gol no llegaba, se negaba, se resistía. Pedía una definición certera. A los 2 minutos, Palacio, como en toda la noche, desbordó con su habilidad y velocidad supersónica por la izquierda. Llegó hasta el fondo y, ante la salida de Henao, tocó la pelota con su pie derecho. La pelota rebotó en el travesaño y salió. Riquelme, en un intento por capturar un rebote en la misma jugada, no pudo empalmar la pelota con justeza.

Y ya iban… Pero no era la última. A los 18, otra vez el bahiense, mano a mano con el arquero colombiano, quieren picar la pelota por sobre su cuerpo pero éste en gran intervención tapa la pelota. Dos minutos más tarde el que se aproximó con peligro fue Maidana en una de sus pocas proyecciones por la banda derecha. Su remate en la esquina del área fue abortado también por Henao.

A los 32, Palermo le bajó una pelota de cabeza a Riquelme, quien dentro del área no pudo rematar con precisión. Román nunca se pudo acomodar ni perfilarse porque el pique de la pelota lo perjudicó.

Pero, como dice el refrán, Boca no podía irse de tierra caribeña con una derrota. Hubiera sido muy injusto. Por entonces, el local ganaba por 1 a 0 con un exquisito gol de tiro libre del mediocampista de la Selección de Venezuela Miguel Vea Vitali.

Nuestro equipo nunca renunció a atacar y a los 38, Battaglia, dentro del área, se anticipó a toda la defensa y con su pie derecho, en un torbellino de piernas, conectó un centro desde la derecha de Riquelme. La definición encontró descolocado a Henao y fuera de carrera.

Cuando el árbitro determinó el final del partido, el punto como visitante tuvo mucho valor. Boca, cuando se lo propuso, controló las acciones y gestó las situaciones más nítidas. Una producción más que aceptable en el camino que comienza a desandar para defender la sexta corona continental.

¡Buen regreso, muchachos!

Boca Juniors

Besos

Buen Comienzo En La Bombonera

7810962_7_1.jpg

En su debut como local en el torneo Clausura, Boca Juniors jugó un gran partido, y goleó a Argentinos Juniors por 4 a 0. Los dirigidos por Carlos Ischia tuvieron en Juan Román Riquelme, a su conductor dentro de la cancha. Los autores de los goles fueron Martín Palermo, Rodrigo Palacio, Jesús Dátolo y Leandro Gracián.

En el comienzo del partido, Boca tuvo algunos problemas, y Argentinos lo complicó con algunos centros cruzados. Más allá de esos primeros minutos dubitativos, el Xeneize se acomodó, y sacó ventaja con la buena jugada colectiva, que la finalizó Martín Palermo, que remató de volea, y el balón pasó por entre las piernas del arquero visitante.

Con el resultado de 1 a 0 terminó el primer tiempo. Ya en la etapa complementaria, Boca salió con todo, y no le dio respiro a su rival. Así llegó el gol de Palacio, que recibió un hermoso pase de Riquelme.

Luego, y para decorar el resultado, llegaron los goles de Jesús Dátolo, y Leandro Gracián, de penal y en la última jugada del partido.

Gran victoria, y pura alegría para todo Boca que llegó al año invicto jugando en La Bombonera.

Boca Juniors

Besos

Un Merecido Homenaje A Palermo

Martín Palermo es un goleador indiscutido del fútbol argentino y de Boca. Sus goles con la camiseta xeneize generaron que ahora tenga un merecido homenaje. Saldrá al mercado una edición exclusiva de 180 pares de botines Puma Borussia azul y oro. Además, cada uno corresponderá a uno de los tantos que realizó el Loco y llevará una inscripción que detallará aquel momento. ¿Cómo se consigue tan preciado tesoro? Se puede ingresar a la página http://www.losbotinesdepalermo.com, deben anotarse y seguir las pistas.

Todavía no alcanzó la espectacular cifra de los 180 goles, pero con esta iniciativa se palpitará la cuenta regresiva. Apenas le faltan cuatro y tanto en el Clausura como en la Copa Libertadores tendrá la oportunidad de llegar a esa marca. En esa página también habrá información de todos los goles, con sus relatos y detalles precisos de cada uno. Además, un foro especial que hablará sobre uno de los máximos ídolos de los últimos años de Boca.

Besos