¡Gelp!

790534.jpg

Suplica Varallo. También Gimnasia. Palermo metió dos y va por el récord a La Plata, justo ante el Lobo…

Existe un copyright Palermo? ¿Está registrado? ¿Qué sería? ¿Un festejo? ¿Un zurdazo? ¿Un cabezazo? Ayer, después de dos gritos más, luego de ese partido que parece ser el preámbulo de otro histórico, el aviso más claro de que ahora sí el récord está al caer, a Ischia le pidieron una frase sobre el 9: Martín es eso, el gol”, respondió. ¿Es eso, entonces? Cuanto menos, lo que mostró el Loco en San Juan bien podría ser el resumen perfecto de su marca: cinco pelotas, dos goles, otros dos casi y una asistencia. Demoledor. Unico. Palermo.

Ayer lo sufrió San Martín. Pero en estas horas, más que nunca, lo sufre Varallo. Y parece que también lo sufrirá Gimnasia La Plata, justo el Lobo. Cómo será esta historia, su destino de película, que ahora se le presenta la oportunidad de ser el goleador histórico de Boca ante uno de sus rivales de toda la vida y en su propia ciudad, la que lo vio nacer y crecer como romperredes. Si le hubieran dado a elegir, quizá también River habría estado entre sus opciones, pero igual se trata de un escenario ideal. ¿Habrá sido por eso el cambio a seis del final? ¿Lo habrá pensado el Loco? ¿Habrá tenido en cuenta que Gimnasia es el rival al que más goles le hizo en su carrera (12) y que, así, los 180 son aun más factibles?

“No salí pensando en el récord, no lo pedí yo. Fue una decisión de Carlos (Ischia). Faltaban algunos minutos, ya había hecho dos goles y a veces descansar, por más poco tiempo que sea, es importante para evitar riesgos o lesiones”, contó el Loco por La Red. La explicación, claro, tiene lógica, aunque el cambio haya sido cuanto menos curioso, teniendo en cuenta que Martín muy pocas veces sale de la cancha.

Es cierto que, a esa altura del partido, ya lo había hecho todo. Un primer gol de ésos que demuelen, que cambian el mapa del juego, que lo enaltecen por su efectividad: Palacio lo asistió de cabeza y, apenas pico, sacó un derechazo directo, sin resistencia, al lado del palo. Tuvo, después, una segunda chance clara, esos mano a mano que a primera vista son gol, pero que Medrán le sacó sin querer (queriendo) con el hombro derecho. La siguió con una asistencia sutil, casi fuera de su registro, para un Palacio que falló su posibilidad más concreta. Continuó con un zurdazo mordido y desviado, con el arco de frente a su pierna hábil, tras un centro de Rodrigo. Y la terminó en el área, su casa, su lugar en el mundo, para definir ahora sí, y de zurda, tras un pase de Vargas.

“Es cierto que antes había tenido otras dos posibilidades. Pero lo bueno es saber que están y que en algún momento la vas a meter. Por suerte, pude convertir dos”, tiró un Palermo contento y a la vez contenido por lo que se viene, que es imposible de soslayar. “¿Que estoy a uno de los 180? ¿Que puede ser justo con Gimnasia? Seguramente que si se da, será lindo. Si llego al récord en ese partido, mejor, pero lo importante es ganar”, dijo.

Como si abrir y cerrar el partido no fuera suficiente para su goleador, hubo otra buena noticia para el Boca equipo: la sintonía entre el 9 y Palacio fue ideal. Con un Riquelme descolorido, Rodrigo asistió tres veces a Martín y él una al 14.

En fin, ahí va Palermo. Por su récord. Por Varallo. Por Gimnasia. ¡Gelp! ¿Alguien podrá evitarlo?

Olé

Besos

Anuncios

1 comentario

  1. wiiiiiiiiiiiiii Aguante Martin!!


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s