“No Se Pueden Cometer Estos Errores”

Habrá que confiar en ese rubio grandote, optimista del gol por naturaleza, para provocar un nuevo Maracaná dentro de una semana. Fluminense, como Atlas en cuartos, se llevó un 2-2 de Buenos Aires. ¿Se repetirá la historia y Martín Palermo se disfrazará de héroe en Brasil como lo hizo en México? El Loco dijo que quiere ser el goleador de la Copa. Y ojo. Porque, por lo general, logra lo que se propone…En el que fue su partido oficial N° 300 con la camiseta de Boca, se vio a un Palermo muy enchufado, con toda la confianza a cuestas tras su reciente hat-trick en el Jalisco de Guadalajara. Ya se lo notó con pilas desde el momento en que Boca entró a la cancha: saludó a sus compañeros, arengó a Pochi Chávez, aplaudió a la gente… Pero todas esas ganas no se tradujeron en situaciones de gol. En todo el primer tiempo no tuvo ninguna clara. Apenas un cabezazo entrando por el segundo palo, tras un centro de Pochi, que bajó a las manos del arquero. Pero estuvo bastante activo. Por ejemplo, asistió a Palacio en el gol de Riquelme como si fuera un especialista. Y encima, ese toque de primera, magistral y de espaldas al arco, lo hizo con la de palo…

Conocedor de cómo se juegan estos partidos tan decisivos, mostró una actitud conmovedora como contagiosa para bajar a dar una mano en la recuperación de la pelota. A los 29′ corrió y le sacó el balón a un rival a metros del área propia. Y en esa misma jugada, volvió a tirarse al piso para barrer la bola al lateral. Fue el momento que más aplausos recibió el goleador, quien también tuvo mucha participación en el área de Migliore para rechazar. No pudo despejar el centro que terminó en el empate de Fluminense, pero no era su responsabilidad porque el Loco nunca tiene marca asiganda en los córners o tiros libres en contra sino que va al primer palo y a la pelota.

Apenas arrancó el segundo tiempo, tuvo una: otra vez el centro fue de Chavéz desde la derechay nuevamente Martín ingresó por el segundo palo. Su cabezazo picó y el arquero la sacó al córner.

Pivoteó con precisión y salió del área para despejar esa zona tan poblada, pero lo cierto es que no contó con esa pelota que le quedara servida o con ese cabezazo certero que suele ser su marca registrada.

“Me voy con bronca porque hicimos todos nosotros. Pero bueno, en estas instancias no podemos cometer errores. Igual, vamos a ir allá sabiendo que con Atlas habíamos sacado este mismo resultado”, tiró. Sí, ojo con Palermo.

 

 

 

Olé

Besos

Anuncios

Deja un comentario

Aún no hay comentarios.

Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s