Campeón Del Gol

No te deja nunca de a pie. Siempre, pero siempre, va a aparecer cuando el equipo más lo necesite. Podrán discutirlo. Algunos dirán que está lento. Otros que es medio tosco con sus movimientos. Sin embargo, todos pierden a la hora de medirlo por goles. Ahí, gana por afano. Martín Palermo ratificó en este semestre su chapa inoxidable de temible goleador y, encima, va por muchos más…El Loco es el máximo anotador del 2008. Con el doblete de ayer llegó a 15 (ocho en el Clausura y siete en la Libertadores) y lleva cuatro más que Darío Cvitanich, el punta de Banfield. Además, alcanzó los 191 en Boca y se acercó un poco más a los 200 gritos, marca que se impuso después de superar el récord de Pancho Varallo.

Ante Lanús, Palermo jugó el primer tiempo lejos del área y casi no tuvo chances de convertir. Pivoteó y bajó muchas pelotas pero no podía inquietar a Bossio. Hasta que llegó el saque largo de Migliore, Martín la peinó una vez más y se la dio a Palacio. El 14 la aguantó, giró y se la devolvió al Loco, que venía tocando pito. Optimista como es, no le importó que la bola le quedara para la derecha, la pierna menos hábil, y le dio fuerte, abajo y cruzado. El tiro superó la estirada de Chiquito Bossio y se metió al lado del palo. Justo cuando se moría el primer tiempo, apareció Martín y puso el 1-1 para irse al descanso más tranquilos.

Como todo el equipo, mejoró mucho en el segundo tiempo. Se ofreció siempre como punto de referencia para buscar la pared, y así generó la jugada del penal. Palacio ganó por la izquierda y se mostró como descarga. Hizo la pausa para que Rodrigo se levantara y le metió un pase bárbaro. Y cuando todos esperaban un fusilamiento, llegó muy tranquilo a la pelota y la tocó suave, a la izquierda de Bossio, que fue para el otro lado.

“¿Qué puedo decir de Palermo? Que me falló. Le pedí que hiciera tres o cuatro goles en este partido y en el próximo para que sea el goleador del torneo y solamente metió dos, je. Aunque tuvo un par más para meter otro”, dijo, risueño, Carlos Ischia.

Ahora que se viene el receso y que está todo definido, Pedro Pompilio se sentará con el representante del 9, Gustavo Goñi, para tratar el nuevo contrato del goleador. No será de por vida, como pidió Román en Guadalajara, pero sí por un año más, para tranquilidad del delantero y de los hinchas, que ayer volvieron a cantar por “los goles de Palermo que ya van a venir”.

Y está bien. Porque para Martín no hay partidos menores. De hecho, antes de viajar a Bahía Blanca le pidió a Ischia estar con Olimpo pero el Pelado prefirió preservarlo para la Copa. El siempre juega como si fuera la final del mundo, más allá de la importancia del encuentro. Con el Grana, parecía que todavía estaba en el Maracaná. Los corrió a todos, las peleó todas. Por eso el reconocimiento de la gente. Por eso sigue vigente a pesar de sus 34 años. Porque juegue donde juegue, siempre hay un gol de Palermo. De cabeza, de zurda, de derecha, con las dos, de chilena, de carambola… No por nada es el campeón del gol.

 

 

Olé

Besos

Anuncios

2 comentarios

  1. groso!! feliz dia del padre!!! q DIos te bendiga a ti y a toda tu familia , y te de mas triunfos a ti y a BOCA!!!! por mucho tiempo mas..t.q.m.

    besotessssssssssss


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s