Nota Del Loco Espectacular

Durante estos primeros días fríos de julio no está influenciado por el remolino emocional propio de la competencia. Es tiempo de distensión para Martín Palermo; sin embargo, por naturaleza, no permanece quieto ni un instante. “Soy hiperactivo”, reconoce el artillero. Por eso, un día se lo puede encontrar en Venezuela participando del partido benéfico que unió a Ronaldinho y Messi; a las pocas horas, puede aparecer en Mendoza por cuestiones comerciales, o en la Bombonera arreglando los últimos detalles de su nuevo vínculo con Boca. El semestre, para los xeneizes, arrojó sensaciones disímiles; porque el equipo, sobre todo del medio campo hacia arriba, exhibió momentos de explosión, pero careció de puntería, de un guardavalla confiable y de cierta fortuna. Fue subcampeón del Clausura y quedó eliminado, sin merecerlo, en las semifinales de la Copa Santander Libertadores; luchó hasta el final en los dos frentes, pero no pudo alzar ningún trofeo. ¿Satisfacción o frustración? Palermo, voz autorizada si las hay, hizo un alto, ante LA NACION, para analizar los últimos seis meses del siempre exigente mundo Boca.

-¿Te dura la bronca por haber peleado los dos torneos y no haber podido ganar ninguno?

-No, bronca ya no tengo. Terminamos el semestre más que satisfechos y tranquilos por lo hecho. En un momento le apuntamos a la Copa Libertadores, llegamos a una instancia muy buena, pero no tuvimos ese plus necesario para llegar a la final. No hay reproches. Hicimos algo importante para el club, más allá de no haber logrado el objetivo. No siempre los que ganan son los mejores. En el campeonato dejamos escapar puntos importantes que después sufrimos.

-Cuando perdieron con Milan, en el Mundial de Clubes, dijeron que les faltó experiencia. ¿Y ahora?

-Milan fue un gran rival, y ante eso no hay excusas. Ahora, no quedaron dudas de que fuimos superiores en las series de la Copa con Fluminense, Cruzeiro, Atlas… Reproches futbolísticos casi no hay. Demostramos personalidad y presencia dentro de la cancha, en el juego, en todo. Algo habrá fallado, algo habrá faltado para no llegar a la instancia final. Pero te aseguro que se hizo todo lo posible.

-¿Por qué creés que surgieron trascendidos de peleas internas justo a pocas horas de jugar con Fluminense?

-No sé, nosotros sabemos lo que pasó en el vestuario. Se pueden hacer muchas conjeturas y habladurías, pero solamente nosotros sabemos las ganas que teníamos de ser campeones de la Copa. Es cierto que no somos todos amigos, no tenemos todos la misma relación, pero eso no significa que haya pasado todo lo que se dijo. Se sacaron muchas conjeturas falsas. Si dentro de la cancha somos un equipo y fuera de ella no te hablás con alguno o no compartís cosas en una concentración no me importa. Solamente me molestaría que no me pasaran la pelota por tener menos afinidad con uno u otro. En la cancha todos somos uno, siempre pensé lo mismo.

-¿Cómo es tu relación con Juan Román Riquelme?

-Con Román está todo bien. No tengo una amistad como supe tener con otros compañeros, como Guillermo (Barros Schelotto), Cagna, Schiavi o el Pato Abbondanzieri. Pero somos buenos compañeros. No hay que buscar cosas raras.

-¿El título ganado por River los mortificó todavía más?

-No, no… Más allá de haber sido el equipo que más puntos sacó, River no demostró ser el mejor equipo del campeonato. Tuvo jugadores como para jugar mucho mejor. No se lo vio como un equipo sólido. Tuvo mucho recambio de jugadores, de sistemas, de formas de jugar… Así y todo, pudo sacar adelante ciertos partidos complicados, y eso le alcanzó. River no fue contundente. Hubo cuatro o cinco equipos que estuvieron peleando hasta el final, y a nosotros quizá nos faltó un poco de suerte para ganar.

-¿Qué te generó observar a los jugadores de River festejando con una camiseta que se burlaba de la eliminación de Boca en Brasil?

-Todos tienen diferentes formas de festejar o de cargar a su rival. Pero después de la eliminación que tuvieron con San Lorenzo en la Copa, ningún jugador de Boca salió a decir algo ni a demostrar gestos de alegría. Nosotros seguimos en nuestro camino y ese resultado fue uno más que pasó. Pero River no lo entendió así. Cada uno tiene su forma de festejar. Muy pocas veces hacemos referencia a River. Nunca dijimos que hacía mucho tiempo que River no ganaba un campeonato o que hace muchos años que no gana la Copa Libertadores. Entonces creo que fueron bastante mediocres.

El enfado del delantero platense con algunas acciones de sus colegas riverplatenses todavía, a la distancia, queda en evidencia. Su concepto, serio y contundente, retumba en la habitación. Pero no se desanima y dobla la apuesta. “Que hablen o estén tan pendientes de nosotros significa algo… ¿o no? Lo que haga el hincha está fuera de discusión, lo vive de otra manera y es lógico que nos carguen. Pero que los jugadores y el cuerpo técnico se metan en eso… es distinto. Nosotros nunca hicimos hincapié en alguna eliminación de River. Seguramente saben que Boca siempre tiene protagonismo y eso los afecta. Boca genera envidia en todos. Para gran parte de los clubes Boca es el club a apuntarle, siempre nos quieren bajar. Boca genera respeto.”

Si precisamente Palermo se caracteriza por algo es por su confianza, por su ánimo para salir adelante hasta en los desafíos más espinosos. Por ello, ya mira hacia el próximo semestre, en el que Boca competirá por el Apertura, la Recopa y la Copa Sudamericana.

-Siempre están obligados a ser campeones, ¿pero aún más en la próxima mitad de año?

-La obligación de tener que ganar el campeonato la tenemos, pero no porque River lo haya ganado en el último. Tenemos la necesidad de ser campeones locales, pero no por nada especial.

-Tenés y tuviste ofertas para emigrar. ¿Qué es lo que te motivó para renovar por otra temporada?

-Quiero darle más valor al disfrute deportivo que a lo económico. Tener la presión y la exigencia de seguir ganando cosas, de no tener una semana tranquila, de estar día tras día expuesto, de tener que ganar un domingo y el otro también… Todo eso te mantiene vivo. Es una forma de ser, de vivir. Así lo entiendo, y quizás ése sea uno de mis secretos. Yo lo extrañé muchísimo cuando estuve en España. La falta de protagonismo la sentí muchísimo. Salir a la calle y que la gente te pida cosas, saber que sos observado y recibir el cariño del hincha te hace sentir bien.

El Titán y Guillermo, su amigo y compinche futbolístico, en su momento apadrinaron a un Rodrigo Palacio inexperto, al que le costaba adaptarse a las luces de la Bombonera. Tras el alejamiento del Mellizo, el bahiense ocupó la posición del N° 7, se unió a Palermo y juntos formaron una de las mejores sociedades ofensivas del continente.

-Tal vez Palacio sea transferido. Después de tres años juntos, ¿qué perderías sin él?

-Sin dudas se sentirá mucho, como cuando se fue Guillermo. Rodrigo supo ganarse su lugar. Fue conociéndonos de a poco, creció muchísimo y por su rendimiento en Boca llegó a jugar un Mundial. Tenemos un vínculo muy grande. Seguro que se va a sentir, porque es un jugadorazo, es diferente. Ojalá la rompa en Europa.

-¿Las numerosas críticas que recibió Palacio por sus problemas de definición fueron injustas?

-La crítica es normal; yo la he recibido varias veces. Hay que saber entenderlas. Hay constructivas o malintencionadas. Hay que saber de quién vienen. Siempre le dije a Rodrigo que no se tenía que matar por las situaciones que no concretaba.

-Si pudieras elegir un nuevo socio, ¿a quién preferirías?

-No sé. Seguro que si es por mi forma de jugar, es mejor tener un jugador que vaya por afuera, por las bandas. Pero después, trato de adaptarme a quien me toque como compañero. Están Mauro (Boselli), Castromán y otros jugadores de este plantel que son muy interesantes.

-¿En algún momento pensaste en llamarlo a Guillermo para tratar de convencerlo de que regresara?

-Con Guille hablo todas las semanas… Pero ahí ya no depende de mí, de lo que yo pueda decirle. Tendría que haber un interés concreto del técnico y de los dirigentes. Guille es un gran amigo, pero es una situación que no puedo manejar yo.

Disgregando la temporada como en Europa, de junio a junio, el Loco florece como el argentino que mayor cantidad de goles gritó: 32 en 49 partidos (entre torneos locales, Copa Sudamericana, Mundial de Clubes y Copa Libertadores). De hecho, superó a Sergio Agüero, de Atlético de Madrid (27/50); Germán Denis, de Independiente (27/35), y Lisandro López, de Porto (24/27). Con 193 tantos, Palermo quedó a sólo uno de alcanzar a Francisco Varallo, el máximo artillero de la historia profesional de Boca. ¿Qué siente?

“Es muy lindo, se disfruta muchísimo. Seguramente, el día de mañana lo voy a vivir más intensamente, cuando repase con más serenidad los videos, los recortes de diarios y revistas. Cuando empecé mi carrera, y después, cuando llegué a Boca, era algo impensado tener tanta cantidad de goles. Pero las cosas se fueron dando. Me queda un año para hacer un gol y alcanzarlo, así que pienso que puedo llegar”, sonríe el futbolista, de 34 años.

-Mucho se dice sobre tu acoso al récord de Varallo. ¿Alguna vez pudiste conocerlo o charlar con él?

-No, nunca. Creo que una vez, hace muchísimo, en La Plata, no recuerdo bien, nos vimos en una fiesta. Pero no charlamos. Nunca, en estas instancias donde podía pasar, nos cruzamos. Seguramente debe estar contento y triste a la vez. Pero lo respeto mucho y espero que no lo afecte mi deseo de alcanzar su marca.

Palabra de Palermo, el hombre que no se resigna por ningún traspié.

·         1 tanto es el que le falta a Palermo para llegar a 194 e igualar a Varallo, el máximo goleador en la historia profesional de los xeneizes

Besos 

 

Anuncios

1 comentario

  1. Soy nuevo en esto d la informática pero aunque ya carrozón me he dado cuenta que s la manera de llegar a gente que si no seguiríamos siendo anónimas. He elegido primeramente tu blog porque estaba dentro de la sección de personal y me encanta compartir sentimientos, activa y pasivamente, con reciprocidad. Te transmito todo mi ánimo para seguir compartiendo cosas, ideas, comentarios, calquier cosa que nos haga pensar o reir y gozar a los que te leemos.
    Aprovecho este momento para invitarte a visitar mi blog que acaba de nacer y si eres valiente, empezando desde abajo hasta arriba, leas algo propio y personal


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s