“Mi Papá Me Enseña A Definir”

Prácticamente no hay que esperar nada. Ni siquiera un movimiento, un toque, un cabezazo, una jugada. La primera imagen ya genera impacto. Sale a calentar la categoría 96 de la escuelita de fútbol de Estudiantes. Sale con la camiseta tradicional del club. Sale el 2, sale el 5, sale el 10, sale el 9. El 9 es él, Palermo. Ryduan Palermo. Y alguno dirá que sí, que es cierto, que no podía ser de otra manera. ¿Qué número iba a usar, acaso? Será por eso que, ahí mismo, es imposible no recuperar recuerdos. Ese vestuario que lo deja aparecer, el que está al ladito de la vieja pensión que tantos chicos vio llegar a Primera, es el mismo donde se cambió su papá. Esa camiseta, la roja y blanca a rayas verticales, fue la misma que usó papá en sus primeros pasos en el fútbol. Esa cancha, la auxiliar, la que está al ladito del viejo estadio de 57 y 1 (ahora en plena remodelación), es la misma en la que papá comenzó a meter goles hace 23 años. Papá es Martín. El Loco. El Palermo ídolo. Ryduan es su hijo, su legítimo heredero. Hasta en la camiseta…

A Ryduan no le dicen así. Ni Loco, ni Loquito, ni Garza, el apodo que escuchó Martín durante todas las Inferiores. Es alto, pero sus piernas no son desgarbadas, sino más bien fortachonas. Ryduan tiene 12 años. Y lo llaman simplemente Ryduan. O Paler. Muy pocas veces a Luis Martín, su técnico, se le escapa el Palermo en alguna indicación. Cualquier podría pensar que tal vez lo hace para sacarle presión, para que los demás (sobre todos los rivales) no lo miren diferente. O acaso para no despertar el uy, che, mirá quién es ese chico. Pero en realidad no parece necesario: la mayoría está al tanto de que en esa categoría juega el hijo del goleador de Boca. Y pocos lo hacen saber. Es lógico en algún punto. El seguimiento de los padres pegados al alambrado apunta, principalmente, a sus propios hijos. Ellos, de acuerdo a esa mirada, son los mejores. No hay otros.

Desde ese mundo exterior, entonces, Ryduan no parece sentir el peso específico del apellido. Tampoco tiene influencia en sus compañeros. “Me tratan re bien acá”, dice él. Ryduan juega, toca, se muestra, se divierte. “Me gusta jugar de delantero, meter goles. Yo pedí jugar arriba”, dirá después, dejando en claro que ahí no hay herencia obligada: su puesto es propia decisión. Y hay que mirarlo detenidamente, asociar poses, para comprobar que sí, que por momentos es una fotocopia de su padre. La lenguita afuera y la mano izquierda en jarra para esperar la pelota cuando el equipo se defiende es un movimiento típico de Martín que Ryduan repite a la perfección.

Carlos lo nota. Carlos es su abuelo, el padre del goleador. Como en los viejos tiempos, otra vez está ahí, contra el alambrado. Conoce a la perfección cada lugar de esa cancha. Recuerda las tardes de Inferiores que pasó allí, la ronda de mates con su esposa Mary, las charlas con los otros padres de la categoría 73, la parrilla que está ahí atrás, exactamente en el mismo lugar donde se hacían las despedidas de año del fútbol amateur. ¡Si habrá visto Carlos hacer goles al Loco en ese mismo campo! “La verdad que sí, de todas las formas y colores”, se ríe. Y aunque no entra en el juego de las comparaciones con su nieto, al que lleva y trae todos los sábados como lo hacía con su hijo, la nostalgia por momentos lo invade. “El partido pasado Ryduan hizo un gol de cabeza. Igualito a los que hacía Martín”, avisa. Y se emociona con los recuerdos. “De alguna manera, con mi nieto se repite la historia familiar y una rutina que hice mucho tiempo. Yo empecé a venir a esta cancha con Gabriel, mi hijo mayor, y luego con Martín. Así que es una satisfacción poder hacerlo de nuevo con él. Yo lo veo contento y a mí me da placer acompañarlo como pasaba con su papá”, cuenta.

“Dale, Paler, andá, metete entre los centrales”, se escucha. “Eso, Paler, poné el cuerpo, seguí jugando, así, bien, bien”, insiste el entrenador. Y Ryduan va, pivotea, toca con precisión, descarga atrás con derecha (su pierna hábil). No es egoísta. No quiere hacer la de él. “¿Qué me dice mi papá? Me enseña cómo definir. Cuando estamos juntos, siempre jugamos a la pelota. Eso es lo que más hacemos. Después, también miramos películas o paseamos, la pasamos bien”, dice con la timidez de un chico que está acostumbrado a los medios, sí, pero de la mano de su padre. El domingo pasado, de hecho, entró a la Bombonera con el goleador, esta vez con el buzo xeneize. “¿De qué cuadro soy hincha? Y. de Boca. Pero también quiero que le vaya bien a Estudiantes. Es el club donde juego”, dice. La influencia es directa, razonable. Prácticamente no vio a su padre jugar con la camiseta roja y blanca. Desde que nació festejó sus goles con la azul y amarilla. “Igual grito los goles de todos, no sólo los de él”, aclara.

Hay un cambio. Y sale Ryduan. Sale por segunda vez. No hay, en ese sentido, privilegios por llamarse Palermo. Es para todos igual. La escuelita donde juega no participa de los campeonatos de la AFA, sino en uno que se llama TEFI (Torneos de Escuelitas de Fútbol Infantil), partidos en los que se busca que todos jueguen lo mismo y aprendan a competir (de hecho, con Ryduan en cancha, Estudiantes fue el campeón invicto del Apertura en el último semestre). Ya tendrá tiempo, si sus condiciones le dan y él también quiere, de hacer sus primeros pasos en las Inferiores. Por ahora la pasa bien así. Y sueña. Por él y por su padre. “Me gustaría jugar alguna vez en Primera, seguro. Y también poder ver a mi papá en la Selección”. Viniendo de un Palermo, claro, todo es posible…

Fuente Olé

Besos

Anuncios

12 comentarios

  1. já… que grande ese pibito… va a salir un crack como el padre!

    http://www.sobreboca.com.ar

  2. hola soy damian hincha fanatico del pincha queria decir que martin te banco a muerte jugando aca en boca oo en suecia lo unico que no te perdonaria es que te vallas para el lobo. lo que nos diste vos no te lo saca nadie ni a vos ni a mi ni a ningun hincha de estudiantes porque por vos y por cada jugador pincha del club hoy estudiantes es lo que es haci que gracias !!!! tincho por lo que nos diste y nos das gracia y te pido perdonn como hincha pincha vos sabes que lo del otro dia del partido contra boca fueee momentoi de calentura y queda en la cancha perdonn martin perdonnn no fui a la cancha ni te putieee pero me siento obligado a pedirte mil disculpas aunque no se si este mensaje te llegara lo unico que me queda es termina en estudiantes vos sos pincha de corazoonn te banco a muerte

    damian.b

    ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡AGUANTE EL PINCAH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  3. hoOla we kiero saver komo se llama xq es muy lindo ja kontesten al eme

  4. Paaaa lo unico ke se ke sta re bueno el chico stee,,,mm…i mas ste año lo vi x el mundial ayer…paaaa…sarpado en gato…mortaaaaal….♥

  5. holaaa sos hermosoo te re amoo yo aylen

  6. NONO ; me encanta el hijo de martin palermo :$ ♥

  7. hola ss hermoso jaaj chauuu

  8. ahh amo a ryduan lo amo enserio es re liindoo0

  9. hola hijo de palermo sos mi amor te amo con todo mi ♥ te amo
    i LOVE YOU DE ENSERIO TE Amo

  10. COMO SE LLAMA EL HIJO DE MARTIN PALERMO?
    ESTA RE BUENO ♥

    • Se llama Ryduan Palermo…

  11. AAAAAAAAAAA ESTA RE LIINDO !!!! xD


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s