Siempre Él

SOCCER LATAM

Rodrigo Palacio y Martín Palermo, la dupla ofensiva más conocida de los últimos años en Boca, confirmaron que otros la pueden romper pero que ellos siguen vigentes y quieren volver a ser. Sin estar al 100% en lo físico, con la lógica falta de ritmo futbolístico, ambos igual se las rebuscaron para darle el triunfo a Boca. Y para demostrar y demostrarse que están vivitos y goleando…

Avisó Palermo con un remate desde lejos en la primera pelota que tocó. Avisó Palacio con un zurdazo cruzado que dio en el palo. Activos, movedizos y optimistas. El Loco, fiel a su estilo, anticipó al defensor tras el jugadón de Vargas y con la punta de su botín alcanzó su gol N°196 en Boca. La Joya picó en diagonal, fiel a su estilo, y tras el gran pase de Riquelme, gambeteó al arquero símil Cani a Taffarel en Italia 90 y definió como para taparles la boca a los que le critican ese aspecto de su juego.

Uno, Martín, está regresando, buscando su mejor forma, después de la rotura de ligamentos cruzados de su rodilla derecho. El otro, Rodrigo, está regresando, buscando su mejor forma después de una larga pubialgia. Mouche la viene rompiendo, Figueroa no la metió pero está jugando bien. Sin embargo, Palacio y Palermo no son historia. La siguen haciendo…

Saludos

Anuncios

¿Necesitas Un 10?

n64206300218_2727631_370143

Con sus 35 años y varias lesiones graves sobre el lomo, es lógico que este nuevo regreso a las canchas le esté costando. Pero su oficio lo ayuda a disimular esa carencia. Hay jugadores que evolucionan con los años y Palermo es uno de ellos. Sabe pivotear, sigue siendo la referencia dentro del área y ahora contribuye con el equipo de otra forma. En esos goles quedó claro que con los años ganó en inteligencia (¿alguien aún piensa que es un burro?). En el gol de Lucho, le quedó para la derecha y le dio el pase con gran precisión. “Se disfrazó de Román”, lo elogió Figueroa. En el de Rodri, resolvió con categoría: se la tocó de taco.

Otro 9, con poca velocidad, seguro quedaría seguido en offside. En los 90′, apenas una vez quedó en posición adelantada, en una muestra de su inteligencia para leer cada jugada. ¿Quién lo ha visto y quién lo ve? Martín, un día, se pareció a un 10.

Besos