Una Rafaga

3236_93171195218_64206300218_2851921_963332_n

Apagado Riquelme, a Boca le costó desarrollar jugadas en la mitad de la cancha. Pero la explosión de Rodrigo Palacio abrió a la defensa que esperaba y justo a los 33 minutos le sirvió la apertura a Martín Palermo. La Joya desbordó por la derecha, llegó al fondo, cruzó atrás y el Lobo no falló. Conectó de primera y adentro. No alcanzó a digerir el uno a cero Guaraní cuando, a los 36, una jugada que se dibujó ahora por izquierda le permitió a Palacio tocar al gol. Dos a cero y Boca mostró las razones por las cuales es el puntero del Grupo y aspira a ser el mejor de todos cuando al finalizar la etapa clasificatoria todos los equipos tengan que encolumnarse de acuerdo al puntaje cosechado. Con las ventajas de resolver cada llave en condición de local. Un golazo de Miguel Paniagua achicó la diferencia en el tramo final de la primera etapa y le puso algo de suspenso al segundo capítulo de un partido que tampoco levantó tras el descanso. Continuó sin asomar Riquelme en la organización del juego de Boca, y cuando apareció los marcadores se encargaron de bajarlo. Una y otra vez, a veces entrándole muy fuerte. Por eso debieron intentar el colombiano Fabián Vargas y el juvenil Nicolás Gaitán, pero no fue lo mismo. Ninguno alcanzó la claridad que podía tener de Riquelme. Entonces, el equipo de Ischia continuó funcionando de a ratos. Con la potencia de Juan Angel Krupoviesa, pasando al ataque una y otra vez; el traslado de Vargas, seguro aunque con poca sorpresa; la habilidad de Gaitán, a quien le costó entrar al área… Las gotitas de Riquelme, tratando de escaparle a los marcadores; y con la dupla Palacio-Palermo siempre rondando el área. En partido de vuelo bajo, Boca continuó manejando la situación. Llegó a través de Gaitán, de Riquelme, de Palermo… A media máquina creó por lo menos media docena y eso le permitió justificar aquella diferencia lograda en el primer tiempo. Guaraní aguantó como pudo y salió de vez en cuando, porque se quedó sin resto físico. PENAL Y ADENTRO No había elementos suficientes como para imaginar alguna sorpresa en la Bombonera, y si había alguno desapareció cuando a los 40 minutos una mano dentro del área le permitió a Riquelme disponer de un tiro libre penal, que aseguró picando la pelota al sector opuesto al elegido por el arquero Joel Silva. Tres a uno y punto final. Un tiro libre de Jonathan Fabbro, que Roberto Abbondanzieri sacó al córner, le puso la última emoción a un partido que no terminó de agarrar velocidad más allá de la clara victoria del puntero del Grupo.

Anuncios

2 comentarios

  1. Loco sos lo mejor que le paso a boca aguante Martin nunca bajes los brazos te quiero sos mi idolo

  2. Martin, , por dios estas re bueno, con mi amiga somos fanaticas de vos.. Tenemos todastus fotos y te llevamos a la escuela.. Te amooo sos re lindo… Besossssss… Tas re buenooooooooooooooo.
    Cuidate


Comments RSS TrackBack Identifier URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s